Renuncio!

C69869uando trabajas en una empresa grande, corporativa, como algunas de las cuales solemos hacer referencia en este blog, renunciar, por mas que lo hagas con bronca y furia, es un ‘proceso’ simple, y sin demasiadas vueltas.
Vas con tu ‘Team Leader’/’Manager’ y le decis: ‘conseguí algo mejor, en tal lado, por mejor guita’.
Listo!

Te dan los datos para mandar el telegrama, y si bien, puede que traten de tentarte a quedarte con algún aumento, o beneficio, no suele haber en el ‘proceso’, gritos, malos tratos, llantos o cosas por el estilo.

Sin embargo, en las empresas de mediana y pequeña envergadura, como la que me toco trabajar recientemente, puede que toque alguna situación un poco mas comprometida sentimentalmente. Aun sabiendo esto, nunca pensé que se podía ser tan poco profesional, como para gritar y reprochar cosas que no corresponden!

En fin, tanto, tanto que reniego de las grandes empresas, desde una PyME empece a recordar de buena manera el trato distante y profesional que las grandes empresas imprimen en todas sus acciones.
Para promediar, me voy a una empresa mediana, veremos que nos depara el futuro!

Urgentidad

Cuando un equipo se está armando y se va a poner en producción, todos corren, porque nunca se llega con los tiempos, siempre se diseña mal algo o falló alguna cosa, o el equipo que tenía que llegar en 2 semanas tardó 6 y entonces todos los que venían después se atrasaron.

Una vez que está funcionando, todos corren como locos si algo falla, como en cualquier ambiente de operaciones.

Y resulta ser, que cuando hay que sacarlo al server, porque se acaba el contraro o porque el cliente sino tiene que pagar una multa, siempre también estás corriendo, porque también el tiempo es plata.

O sea, se pierde plata antes, durante y después. Lo que tiene en común es que los tiempos siempre están mal. ¿Hay falta de planificación? Sí, es raro el proyecto bien planificado. ¿Hay falta de recursos? Seguramente, es algo cada vez más finito, tanto en gente como en equipos o software.

Lo que no termino de entender es la URGENTIDAD de todo. Es casi como el cuento de Pedrito y el Lobo. Si todo siempre es urgente, ¿cuál es la prioridad real de las cosas? O sea, cualquiera puede marcar como importante o urgente un mail en Notes o en el Outlook, pero de ahí a que sea urgente o relevante es otro tema. Conozco el caso de una persona que terminó poniendo en el asunto “POR FAVOR LÉANLO”, ya que se había dado cuenta de la cantidad de cosas que se enviaban en la misma clasificación, y todo pasaba por el mismo filtro.

En pocas palabras, si TODO es URGENTE hay dos posibles causas:

  • se trabaja para el orto
  • la gente que clasifica lo urgente de lo no urgente, no sabe discriminar

El ejemplo de la fábula del pastor y sus ovejas encaja perfectamente acá, si te llama el pm que sea, o el representante de cliente y se ponen todos a los gritos por cualquier boludez, llega un momento en el cual uno mismo filtra diciendo “bue, otra vez algo de”, y termina teniendo la misma gravedad un equipo caído, una aplicación que da error 404, un cluster que no hace failover o un usuario que no puede acceder a un archivo.

¿Ejemplos? Tengo miles, pero la tendencia que veo es esa. TODO es URGENTE, y tiene que ser resuelto ya, no importa la gravedad real o la complejidad del tema. ¿Severidad 4 existe realmente?

Que tengan buen finde

Cuando una cuenta se va…

Hoy me enteré de que una cuenta grande de va a otro centro (de argentina a india). Eso significa que un gran grupo de personas va a quedar sin trabajo. Y por mas que se lleven unos pesitos, creo que es una noticia muy triste.

No hay explicación corporativa que sea suficiente. Esto pasa cada tanto en estos trabajos, pero con una argentina en default, y cada vez mas gente en la calle buscando trabajo, y pocas ofertas, la cosa se pone mas fea y no hay chiste que disfrace o atenué estas cosas.

Peros saben que si es gracioso y triste al mismo tiempo?, esto que escuche en el pasillo:

“Estoy como en el titanic, tocando el violin hasta lo último”

Nos exigen todo de nosotros, nos dicen que los recursos humanos son los mas valiosos de la compania, pero sabemos que son los mas prescindibles….

Insisto, todo todo, es una mierda

De un PM y un albañil

Se imagina si las construcciones se administraran como los proyectos informáticos?
pues deteneos en este gráfico hilarante:
construccinformat

Puede parecer gracioso, pero es una realidad diaria, y no solo para quienes desarrollan software, si no que esto algo asi como una pandemia entre las empresas de IT (con o sin outsourcing, con o sin uso de Scrum). A que ya les ha pasado verdad?

Capítulo: Entrevistas

Cuando ya tu hartazgo alcanza las nubes, y no hay vistas de mejoras, empiezas a buscar nuevos horizontes.
Sin embargo, luego de trabajar mas de un par de años en una empresa, y teniendo ya otros cuantos años de trabajar en un sector, cambiar puede ser difícil.
Al considerar un cambio uno busca:

– Una mejora salarial: No solo un número mas grande, si no una política aceptable de revisión. También consideraremos la cobertura medica, premios y algunos beneficios

– Beneficios: Tras algunos años de trabajo quizás hemos logrado algunos beneficios especiales, llámese home-working, días libres,
X cantidad de días de vacaciones etc. etc.

– Crecimiento personal: Buscamos nuevos desafíos, pero también queremos evitar ciertos problemas ya conocidos, aunque en muchos casos ya estamos resignados.

– Clima laboral: Tras algunos años uno llega a establecer relaciones de compañerismo y aveces de amistad con ciertas personas del trabajo, y empero de otras cosas, eso nos da un buen clima laboral. Al cambiar vemos por lo menos de encontrar un ambiente que nos reciba de forma amena.

Todas estas cosas pueden ser un ancla, o bien, una catapulta. En todo caso, una vez que decidiste buscar el cambio, aun queda un obstáculo por superar: Las Entrevistas!

2008 fue un año glorioso para los ‘workhaloIT’, te rogaban y se peleaban por uno, pero ese tiempo quedo muy atrás y hoy hay que sufrir un poco mas.

He aquí las molestias que una entrevista puede generar:

Coordinar la entrevista:

Resulta ser que la gente de RRHH labura en el mismo horario que vos y para asistir a las entrevistas hay que escaparse de alguna manera. Y de repente empiezan las salidas del trabajo por tramites, consultas medicas etc…

Exámenes

No es que sea un problema en si, pero aspirar a un puesto de Unix Senior y te tomen un examen sobre como mover una carpeta en un linux, o cosas por el estilo, pueden ser molestas.
Ni hablar si por ejemplo te toman esos exámenes ‘psicologicos’, de dibujar un hombre bajo la lluvia, o el mismísimo test de Roschach (esas figuras simétricas negras de murciélagos, y manchas de sangre de Managers y PMs… )

Me da ganas de decirle:

“De verdad vas a hacerme hacer esto? trabajo hace 10 años en esto!!!!!!!!!”

Pero bueno, no podemos quitarle el derecho de ‘saber’ a quien contratan no?

RRHH

Por razones discutibles, la primera entrevista es con el/la persona de recursos humanos y entonces ahí viene la típica charla:

– Por que razones queres cambiar de trabajo?

    Respuesta mental: Porque estoy podrido de la empresa en que trabajo, mi manager es un inútil,  no me pagan bien, y el trabajo es un asco.
Respuesta verbal: Crecimiento profesional

– Prefiere trabajar sólo o en equipo?

Respuesta mental: Si a equipo te referís con personas que se sacan la pelota de encima, prefiero trabajar solo.

Respuesta verbal:  Prefiero trabajar en equipo en pro de mejorar los resultados de la empresa

– Coméntame una virtud y un defecto tuyo.

Respuesta mental:  Soy un fucking friki, eso es bueno o malo?

Respuesta verbal: Me gusta mi trabajo y aveces trabajo demasiado.
/* claramente nadie sabe cual es cual */

– Cuanto esta cobrando actualmente?

Respuesta Mental: Que carajo te importa!!!

Respuesta verbal: $((tu sueldo+ 30%))

En fin, claramente uds conocen este circo. Pero incluso hasta aquí seria soportable, si no fuera por lo que sigue:
Las preguntas sobre tus conocimientos técnicos!

No quiero extenderme mucho, pero es gracioso ver a la minita de RRHH preguntándote:

– Sabes ‘seguimientos de logs’?
– Sabes ‘shell’?
– Sabes ‘tcpip’?

 

En fin, una vez que superaste esto, solo queda la espera de una llamada que confirme que todo salio bien, en caso contrario nunca te enteraras que es lo que salio mal y seguirás buscando. Como trabajadores de IT, no podemos quejarnos, hay personas que si la pasan mal y sufren estas cosas por trabajos peores, sin embargo, no puedo dejar de decir…… todo es una mierda!

 

7 señales de que es hora de renunciar

Anoche en medio de una instalación de software me puse a revolver linkedin. Lamento un poco que se haya vuelto una especie de facebook con orientación laboral, pero bueno, a veces se puede llegar a leer algo interesante.

Dándole al page down llegué a un artículo escrito por John White 7 Signs it is Time to Quit your job. Quienes puedan ir a leerlo en su inglés original, vayan a leerlo que es bastante interesante. John menciona los siguientes siete puntos como signos de que tu trabajo no da para más:

1) No podés dormir a la noche dado el nivel de stress y los pensamientos que tenés acerca de lo que va a ser tu día siguiente. El stress y la falta de sueño afectan nevativamente la salud.

2) El stress del trabajo de hace irritable e insoportable con tu familia y amigos. No está bueno tenerte cerca y el trabajo te tiene tan mal que ha comenzado a afectar negativamente las relaciones con las personas que querés.

3) El trabajo ha exprimido toda la vida que hay en vos. Estás cansado todo el tiempo y totalmente falto de motivación que alguna vez tuviste. Esto puede ser cuando tu empresa no tiene una política o una intención real de implementar un balance entre la vida del trabajo y lo demás.

4) No estás de acuerdo con la política corporativa o el rumbo que está teniendo la empresa. Todo está que quema y el riesgo potencial de ser despedido es inminente, para recortar gastos y cumplir objetivos económicos. Hay mucha presión constantemente y no hay aprecio por los profesionales.

5) Tus ideas no son escuchadas y tu trabajo no se valora. Muchas compañías logran un pésimo trabajo en reconocer a sus empleados por su esfuerzo y logros. No tienen ningún concepto de agradecerte.

6) Hay un grupo de gente denominado “good old boys club” en el tope de la cadena de mando que hace imposible progresar. A nadie le gusta trabajar en una sutuación cuando saben que no hay oportunidad en avanzar en la compañía. Ves un grupito de gente que pone a sus amigotes en vez de los que están mejor calificados.

7) Sos víctima de abuso verbal, acoso sexual u otros tipos de conducta ilegal. En el trabajo de esta persona había sido acosado por su jefe, y tanto HR como el management superior no le hicieron caso.

Si bien no todos los puntos tal vez puedan aplicarse, me sorprendió un poco leer este artículo ya que varias de las cosas se cumplen, casi calcadas en mi entorno diario.

  1. No me pasa tanto lo de no dormir a la noche, pero es innegable que una vez que apagás la máquina, el cerebro te sigue funcionando en lo que tenés que hacer, en lo que se te viene, y en lo que podrías hacer. Ahora me es común conectarme a la red de la empresa en horas que no debería, para adelantar un poco de trabajo y simplemente tener algo menos miserable el día siguiente. Porque si bien sabés en cierta forma que tenés planificado y qué se te viene, hay muchas cosas que uno no maneja y vuelven a surgir y explotar en medio de un día que de por sí ya es bastante complicado, y mucha gente requiere de tu atención mientras vos te estás tratando de focalizar en algo que tenés un deadline.
  2. El maldito stress. Es cierto, en un entorno global donde hacés muchas cosas para muchos clientes, todo es más complicado, porque si bien tu tarea es específica, la gente es distinta, tenés que intervenir con un montón de personas que por lo general no te conocen y se genera una desconfianza. Si tardás mucho en responderle a alguien eso te genera stress, si tenés un mensaje encolado pidiéndote algo también. Ocuparte de lo que tenés que hacer, sabiendo que tenés otras cosas pendientes te genera stress. Llenar un formulario lo hace, y llamar a USA con una calling card marcando 45 dígitos para resetearte un usuario para poder realizar tu tarea que no te la facilita nadie también. Los procedimientos y los PMs pensados para vaya sabe quién, te generan stress, y eso se nota en la gente alrededor tuyo. Estás alterado básicamente.
  3. Estás cansado todo el tiempo. No importa si te vas a dormir a las 10 de la noche o a las tres de la mañana. Estás todo el tiempo cansado. Antes de la actividad, durante y luego de la actividad física. Llega un momento que las cosas las hacés simplemente igual, aunque ya sabés que estás cansado. Es un estado permanente.
  4. No estoy de acuerdo con la política corporativa. Una política donde se echan empleados y se pretende maximizar las ganancias, minimizando inversión y tirándole más cosas a las espalda de menos gente, no está muy copado. Más si el algo management de la empresa lo anuncia públicamente al estilo de “señores estamos ganando poco, vamos a echar gente así que los pocos que queden no sólo van a tener que hacer lo mismo que antes sino esforzarse un poco más para mejorar los números”.
  5. Es raro que en un monstruo alguien te escuche o te lea, y desde abajo se genere un cambio. Por lo general los cambios vienen desde arriba pensando muy poco en quienes día a día llevan adelante la empresa. No me vengan con que poner mi nombre y apellido en una PPT de métricas que mostraron en un mes es valorarme. No me jodan.
  6. No es mi caso, pero tal vez en alguna otra empresa suceda.
  7. Digamos que no, pero por mail he recibido cada texto prepotente que en ocasiones he compartido con otras personas de mi vida que no tienen directamente que ver para que me cuenten si estoy tan errado o no en mi punto de vista.

Y el panorama realmente no está bueno. Sabemos que Argentina es una republiqueta del tercer mundo donde sus variables económicas son cíclicas. Ojalá fuera tan fácil renunciar y salir a conseguir otro trabajo estuviera más sencillo aún. Tal vez sin duda alguna lo haría. En mi caso, creo que 5 de los 7 puntos se complen ampliamente. Uno sigue por tradición, porque le tiene miedo al cambio, porque la cosa está difícil, pero en el fondo sabés que este trabajo no está para nada bueno, sos consciente, y cada vez más ves señales de ello…